Tienda

Dios es rojo

Liao Yiwu

Traducción María Tabuyo y Agustín López Tobajas


$300.00 | COMENZAR A LEER

El músico, poeta y periodista Liao Yiwu ha vivido lejos de su China natal desde 2011, cuando logró huir de esa «colosal e invisible prisión que es China» a través de la provincia de Yunnan. Yiwu pasó cuatro años encarcelado tras la publicación de su poema «Masacre», un canto de denuncia sobre la matanza de estudiantes en la plaza de Tiananmén. Las memorias de su tiempo en prisión, Por una canción, cien canciones (Sexto Piso, 2015), muestran el horror que Yiwu tuvo que sufrir y explican las razones por las que, tras ser hostigado por la inteligencia de su país después de haber recibido una invitación de Salman Rushdie para asistir al PEN Festival de Nueva York, finalmente decidió salir de China. Desde el exilio en Alemania, Yiwu ha continuado  desarrollando su obra con el objetivo de retratar la realidad de las centenas de millones de personas que viven en la pobreza y la marginalidad que se ocultan tras el boom económico chino de la última década.

En Dios es rojo, que sigue la estela de El paseante de cadáveres (Sexto Piso, 2012), Yiwu pone el foco en la región suroeste de China, donde pequeñas comunidades de personas han resistido, arriesgando sus propias vidas, al mandato estatal de eliminar cualquier forma de culto religioso. A pesar de su fuerte formación secular y atea, Yiwu encontró en la persecución de estas comunidades religiosas la oportunidad para profundizar en su denuncia del brutal aparato de represión estatal chino. El lirismo de su prosa y la capacidad de empatía con los personajes que retrata le otorgan un carácter casi mítico a historias como la de una monja nonagenaria que, a pesar de las palizas, la hambruna y las décadas de trabajos forzados a las que fue condenada, mantiene su lucha por restituir el derecho de su comunidad a practicar su fe, o la de un cirujano que abandonó una lucrativa posición como administrador en un hospital del Partido para atender gratuitamente a personas en montañas remotas de la región suroeste de China.

Dios es rojo confirma la vocación del autor por explorar las zonas más recónditas de la sociedad china, y muestra el valor y el coraje de mujeres y hombres que luchan por conservar los aspectos más elementales de la dignidad y la libertad humanas.

«La cobertura que Liao ha hecho del cristianismo permite que la verdad prevalezca en la oscuridad. Su escritura está colmada de belleza».

 Liu Xiaobo, Premio Nobel de la Paz 2010

Notas

Comenzar en Zürau

Aforismos de Zürau, libro mínimo escrito en 1917 por Kafka en una pequeña aldea checa ideal para ...

| El país, 28/03/17

Howard Jacobson; un escenario apocalíptico

Sexto Piso publica J, libro en donde su autor plantea una distopía de siniestras y casi imperceptib...

| Excélsior, 28/03/17

Valeria Luiselli habla sobre su libro ‘Los niños perdidos’ y la importancia de la resistencia en la era de Trump

Leído a la luz de la era de Trump, Los niños perdidos resulta fascinante. Como si esos niños hubi...

| The New York Times en Español, 28/03/17

Libros
relacionados

Dios es rojo

Liao Yiwu

El paseante de cadáveres

Liao Yiwu

Por una canción, cien canciones

Liao Yiwu

Buscar
 
×